Mercadona es una empresa “sui generis” del sector Alimentación con base en la comunidad Valenciana; tiene 70,000 empleados y en 2011, un “año horribilis” en España, creó 6500 nuevos empleos, siendo el mejor ejercicio de su historia.

Ayer Juan Roig, su presidente, presentó las cuentas de 2011 y aprovechó los focos para contar verdades incomodas, pero grandes como puños.

Me encantó que nadara contra corriente, expresando su admiración por los bazares chinos en vez de protestar pidiendo más “protección” aduanera y anacrónica contra su competencia.

Habló de la cultura del esfuerzo, de que no hay ya Españoles que recojan naranjas y que la cultura del paro es nociva a largo plazo.

En Mercadona al cliente le llaman jefe y éste es su mapa estratégico (gracias a Javier Garrido).

 

 

Aquí va el texto completo de la noticia.

Juan Roig ha realizado unas declaraciones que han levantado alguna que otra ampolla como bien se puede leer en twitter, donde se ha convertido en trending topic.

A la ya consabida de que “cada vez hay más bazares chinos porque hacen la cultura del esfuerzo que nosotros no hacemos”, el presidente de Mercadona también ha comentado que “el nivel de vida y la productividad se van a equiparar, así que o sube la productividad del país o baja el nivel de vida”.

Estas y otras declaraciones las ha realizado en la presentación de cuentas del ejercicio de 2011, el mejor año para Mercadona.

Juan Roig también dijo que está en contra del recorte por puro recorte, apostando por medidas que frenen el derroche en la sanidad, educación y justicia, ya que “la gente piensa que todo es gratis”. También ha apuntado que ningún español se libra de haber contribuido a llegar a la situación en la que estamos “al derrochar muchos recursos en corrupción, en economía sumergida, en subvenciones improductivas, en absentismo injustificado –con más de 1.000 personas que hoy no han ido a trabajar pudiendo y al no desincentivar el paro”.

En cuanto a las medidas que se están adoptando, Juan Roig dice que hubiera ido más lejos, reivindicando que “hay que favorecer a los empresarios, que son los que crean puestos de trabajo”, además comenta que él hubiera “perseguido mucho más el absentismo“, además de haber pasado a lunes “todos los festivos” porque “cada puente nos cuesta 1.200 millones de euros”, y añadió que “hay que desincentivar el paro porque hay muchísimo trabajo posible” y concluye diciendiendo que “En España nadie recoge las naranjas ni las fresas, todo son extranjeros”.

Respecto a las cifras de Mercadona, señalar que creó 6.500 empleos fijos en 2011 y anuncia otros 2.000 para este año. Cuenta ya con 70.000 trabajadores y 400.000 de forma indirecta.