Copio aquí el link al último post de Enrique Dans “La paranoia como elemento estratégico”.

Trata de como empresas como Facebook son capaces de reinventarse utilizando una verdadera “paranoia estratégica”.

En mis clases enseño “One Page Plan”, una herramienta estratégica que aprendí en la Universidad de Chicago BSB gracias a su inventor, el Maestro y buen amigo Milind Lele, que explica su funcionamiento en su libro “Creating Strategic Leverage“. Desde entonces la utilizo masivament en las empresas donde sirvo en el Board.

Se trata de identificar (con inteligencia colaborativa) y monitorear 10 bloques estratégicos con la periodicidad necesaria (que en caso de Facebook es A DIARIO), para evitar que algún movimiento estratégico/competidor nos spille de sorpresa. One Page Plan es el Cuadro de mando del plan estratégico resumido en UNA hoja, facilitando así su revisión constante.

Una vez creada la “página”, extendiendo la base de trabajo para su construcción mas allá del Comité de Dirección, mi sugerencia es que cada reunión ejecutiva empiece con el mismo punto: ¿Ha variado alguno de los 10 elementos bajo control?

Como en el caso de las luces de alarma en el cockpit de en un avión: ¿Se ha encendido alguna de las 10 luces que pueden significar un peligro imminente? (siendo la interpretación de la palabra imminente muy sujetiva). 

De acuerdo con Enrique, en Facebook son igual de “paranóicos” y gracias a esto consiguen adaptar su modelo de negocio incluso a mayor velocidad que la Ley de Moore (en menos de 18 meses).

Facebook ha comprado 2 de los 3 competidores que amenzaban adelantarla por la derecha (quedarse con sus clientes en nuevas aplicaciones que la habrían dejado en la irrelevancia), como pasó con redes sociales enteras (MySpace o Bebo) o aplicaciones (Meerkat).

Se ha quedado con Instagram y Whatsup. No ha conseguido hacerse con Snapchat, pero en su cuarto intento ha podido mejorar los servicios de Snapchat con Instagram Stories, que ahora crece más rápido.

One Page Plan es una filosofía de management y aunque vuestro entorno no sea tan competitivo y no impacte a casi un tercio de la humanidad (todavía) me parece una buena práctica a seguir.