Los “silos” internos, incomunicantes, con compartimentos estancos y a veces compitiendo entre sí son el cancer conocido de las empresas grandes, estructuradas en “divisiones” (!que horrenda palabra!) de negocio, herencia de un estilo de management de los 80s donde el despiadado Gekko en Wall Street le decía a su joven empleado: “si quieres un amigo, comprate un perro”.

!Hacer competir a dos unidades de negocio del mismo grupo es como decidir que en un partido (aunque no decisivo) la defensa de un equipo de footbol compitiera con su delantera, a ver quien mete más goles (si nos meten 10 no importa, porqué el KPI que medimos son los que metemos nosotros)!

Las empresas que ganan hoy tienen el estilo Zappo´s donde el lema es “We are great” (no: I am great, you are not).

Si queréis de veras innovar, cread un foro de discusión interno donde cada trimestre os véais las distintas unidades de negocio y compartáis best practices, learnings y lo mejor (y peor) que os ha pasado en el último quarter.

Será la mejor inversión que podáis hacer, creedme.

Esto es mejor que contratar a McKinsey (!sorry Alejandro!)