He recibido unas felicitaciones telefónicas inesperadas y por ello todavía más valiosas, desde mis colegas y amig@s en UCF (Orlando, Florida).

Me llamaban para desearme un feliz 2016 y hemos acabado hablando de engagement, engagement como problema principal de las empresas, con empleados y clientes. Hemos hablado de “Trust”, de “outrageous trust” para generarlo.

Empresas de la Meaning Economy como Etsy y Zappo´s, Uber y Tesla están cambiando las métricas de medición del engagement, levantando los listones hasta cuotas impensables para demasiados dinosaurios, demasiados gigantes en market shares efímeros: el
problema es como conseguir “Trust” (distinto de “Loyalty”), como medir
el “arte” de la innovación disruptiva que transforma un negocio “normal”
en un “oceano azul”, un arte que va a barrer el 40% de las empresas de Fortune 500 antes de 2025.

El cambio es el paradigma con que lidiamos y lo
que valía ayer a lo mejor ya no tiene tanto éxito hoy o mañana: ya lo
escribió Jonas Roddesrale en su “Funky Business” en 1999: “Cada día
entiendo menos como hay altos ejecutivos en las empresas por lo que
hicieron en el pasado”.

Que tengáis mucho “trust” en 2016!