Me ha parecido muy relevante este post en el blog de Steve Blank sobre “Accountability”, un tema que afecta mucho a la transformación cultural de las empresas a la que nos dedicamos en DONTKNOWSCHOOL

De hecho, hemos dedicado al concepto de “Accountability” un espacio deliberativo y el Ebook que aparece en la portada, escrito por Rafael Mira, Alberto Andreu y Joaquín Fernández.

Steve nos cuenta su experiencia para introducir una cultura de “no valen excusas” que puede resultar expeditiva si no profundizamos en varios aspectos.

Su teoría es muy sencilla: un empleado, un suministrador que se ha comprometido contigo con una fecha de entrega de lo que sea, si tiene problemas para cumplirlas tiene que avisarte a tiempo y pedir ayuda.

Si no lo hace y el día que toca no cumple con su entrega, por muy válidas que sean sus excusas, si no se trata de un caso de Fuerza Mayor, perderá su trabajo. Así de simple.

Naturalmente este proceso se aplica en cascada y toda la organización tiene que introducir esta cultura de “no hay excusas” arriba (hacía los suministradores) y abajo (hacía los reportes directos).

La idea podría parecer un poco brusca si no hubiese la parte de “si no puedes cumplir con tu fecha de entrega, pide ayuda” que me parece muy formativa: para mucha gente pedir ayuda es sinónimo de debilidad cuando en realidad es la mejor demostración de inteligencia, sobre todo si es colaborativa. Si de veras una empresa quiere transformar su cultura debe hacer tres cosas:

1, Fichar a las personas adecuadas (sobre todo por su actitud y valores);

2. Transformar a estas personas no solo en skills/conocimientos “especialistas” (propios de su trabajo) sino sobre todo “generalistas/humanistas”, para que cada empleado pueda entender como funcionan las empresas, las personas, los equipos, la revolución digital, la orientación al cliente, ….

Accountability es una de las palancas pricipales.

3. Dotarles de herramientas de inteligencia colaborativa (como Collaboratorium)  para agilizar los procesos deliberativos, minimizar las reuniones presenciales y fomentar la toma de decisiones en equipo.

Pedir feedback a tu jefe es una “best practice” muy preventiva, que además de mejorar mucho tu relación profesional y posibilidades de ascensos, te evitará buscar excusas el día que no puedas cumplir.

Acabo con las “cuatro balas” que sustentan/retroalimentan la aplicación de esta cultura:

1. No valen excusas sobre nuestros fallos, sólo hechos y petición de ayuda;
2. No valen excusas sobre los fallos que aceptemos, sólo hechos y ofrecimiento de ayuda;

3. Ejecución implacable (de las entregas, en tiempo y budget)
4. Honestidad e Integridad individual.